La Acupuntura y la Terapia Neural

Ambas trabajan con agujas pero son muy distintas las unas de las otras.

Las agujas tradicionales de acupuntura son muy delgadas y no huecas, características distintas de las usadas en Terapia Neural.   Las agujas de Acupuntura deben aplicarse en puntos muy precisos situados generalmente en los canales o meridianos por los que fluye la energía vital.  En la Acupuntura clásica no se inyectan sustancias en los puntos de acupuntura.

Las agujas de Terapia Neural permiten la inyección de procaína en los puntos elegidos sobre la piel, a la cual se considera parte clave del sistema nervioso, o sobre los troncos y ganglios del sistema nervioso, con el fin de contribuir a recuperar el orden energético.

Hoy en día en la moderna acupuntura de los últimos 30 años se aplican diversas sustancias inyectables sobre los puntos de acupuntura, tales como analgésicos, anestésicos, y otras.

Las agujas de la Terapia Neural permiten la inyección de procaína en los puntos elegidos sobre la piel, o sobre los troncos y ganglios del sistema nervioso.

Con la Terapia Neural se tratan los puntos o sitios de inflamación crónica e incluso las cicatrices que se consideran interferentes.   También se tratan puntos muy sensibles o dolorosos.