Medicina Biorreguladora

Medicina Biorreguladora y Terapias Antihomotóxicas

Se definen como la regulación de los sistemas de defensas naturales del organismo y la eliminación o inactivación de las sustancias nocivas llamadas “homotoxinas”.

¿Qué es la Medicina Biorreguladora?

La medicina Biorreguladora tiene como objetivo preservar y/o restablecer el equilibrio biológico del paciente, así como la capacidad de defensa natural del organismo. Para lograr su objetivo, la medicina biorreguladora utiliza medidas adecuadas, como por ejemplo “La Homotoxicología”, los cuales mediante microestímulos activan los mecanismos de regulación y modulación de nuestro sistema inmunológico.

¿Qué es la Homotoxicología?

La Homotoxicología es una ciencia de la medicina que estudia la acción de las homotoxinas en los procesos fisiológicos y como su presencia genera un estado alterado de la salud al cual denominamos enfermedad. La Homotoxicología fue introducida en la medicina por el médico alemán Hans-Heinrich Reckeweg, quién en los años cuarenta definió enfermedad como el estado en el cual el organismo, a través de un conjunto de reacciones naturales (fiebre, diarrea, procesos inflamatorios, etc.) enfrenta acción de las homotoxinas, tanto endógenos como exógenos con el fin de eliminarlas y recobrar el estado de salud.

¿Qué son y cómo actúan los medicamentos antihomotóxicos?

Los medicamentos antihomotóxicos son productos farmacéuticos bioterapéuticos, elaborados bajo estrictas normas de fabricación; integrando en su estructura diferentes sustancias que suman sus efectos en pro de la acción terapéutica total del medicamento. La terapia antihomotóxica tiene como objetivo principal el restablecimiento del equilibrio inmunológico, drenaje de sustancias tóxicas y el control del exceso de radicales libres.

¿Es también la terapia antihomotóxica una terapia preventiva?

Sí, nuestro organismo se enfrenta y defiende constantemente de una carga tóxica externa; el smog, la polución, sustancias químicas, en alimentos, fármacos, etc.; y de una interna: los productos del metabolismo de nuestras propias células: colesterol, histamina, etc. La terapia antihomotóxica se encarga de drenar y desintoxicar nuestro organismo de estas sustancias nocivas que hemos acumulado a través de nuestra vida, evitando así el daño que ellas pudiesen provocarnos. De esta manera logramos mantener un terreno libre de toxinas y un sistema defensivo en óptimas condiciones, es decir, un organismo en salud.

¿En qué enfermedades se pueden emplear los medicamentos antihomotóxicos?

Los medicamentos antihomotóxicos se emplean con buenos resultados tanto en enfermedades crónicas como agudas. El paciente es tratado por el médico en su globalidad sin diferenciar en especialidades médicas. La homotoxicología puede ayudar a resolver incluso procesos patológicos que otras terapias consideran prácticamente irreversibles.

¿Se pueden combinar los medicamentos convencionales con los medicamentos antihomotóxicos?

Sí, efectivamente se pueden combinar, siempre que el médico tenga la experiencia suficiente en ambos sistemas terapéuticos para conducir al organismo, a través de las dos vías hacia la recuperación de la salud. Una buena indicación de ambos tratamientos no suprimirá los procesos normales de defensa sino por el contrario los potenciará. Los medicamentos antihomotóxicos modulan la acción defensiva biológica, actuando por ejemplo en el proceso inflamatorio como agente autorregulador de este ciclo, optimizando el tiempo de respuesta y reduciendo los efectos secundarios.

Fuente: Heel Chile: Preguntas frecuentes. www.heel.cl